18 de diciembre de 2015
Jordi Barceló, Co-Founder/ CEO de ModpoW
La Nube y La Niebla en la Agricultura
La humanidad ha generado el 90% de la información digital de toda su historia en los dos últimos años. Mensajes, fotografías, vídeos o cualquier tipo de datos se crean continuamente día tras día y se almacenan en la nube para luego poder ser recuperados. Pero, ¿Qué podemos hacer con toda esa información además de almacenarla?

La humanidad ha generado el 90% de la información digital de toda su historia en los dos últimos años. Mensajes, fotografías, vídeos o cualquier tipo de datos se crean continuamente día tras día y se almacenan en la nube para luego poder ser recuperados. Pero, ¿Qué podemos hacer con toda esa información además de almacenarla?

Mucha gente encuentra la respuesta a esta pregunta con el concepto del Big Data. El Big Data es una idea que incluye diversos conceptos:

  • Buscar y generar fuentes de datos fiables
  • Almacenar y procesar los datos recolectados
  • Analizar la información dispuesta en búsqueda de patrones

En resumen, la idea es disponer de mucha información de calidad para que nos ayude a obtener mejores conclusiones y, en consecuencia, a tomar mejores decisiones. El sector agrario no está al margen de esta revolución y cada día son más los proyectos relacionados con la gestión de la información: teledetección, redes de sensores, cuadernos de campo digitales,… Todas estas tecnologías están en crecimiento a nivel mundial y es importante que vayan penetrando en nuestro entorno de forma progresiva. Además, si el sur de Europa está destinado a ser una de las zonas agrícolas más productivas del mundo, es imprescindible que las nuevas tecnologías nos ayuden a ser más eficientes y así poder competir a escala mundial. Por este motivo, tanto las instituciones públicas como las privadas así como los productores grandes, medianos y pequeños deben sumar esfuerzos para que todo este conocimiento genere valor al sector agrícola. Y cuando hablamos de valor es importante no confundir a los usuarios finales de estas tecnologías. Muchas veces la gente se pregunta ¿De qué me sirve a mí toda esta información? Esta pregunta nos transmite que existe una falta de valor en las propuestas que las empresas tecnológicas están ofreciendo a sus clientes. Habitualmente, esto ocurre por centrarse más en el desarrollo del producto en detrimento del desarrollo de cliente. Es primordial que los productores y las empresas tecnológicas trabajen más estrechamente para poder combinar los diferentes conocimientos y tecnologías, para que el valor ofrecido cubra necesidades reales tanto a corto, medio como largo plazo.

 

Últimamente, se está hablando mucho del “Fog Computing” o computación en la niebla, se trata de un concepto que pretende acelerar la gestión de la información evitando que ésta pase siempre por la nube. De esta forma, las decisiones locales se toman en tierra sin necesidad de conectarse a ningún servidor, de ahí la niebla. Este concepto parece hecho a medida para el sector agrícola y permite terminar este artículo con una reflexión: la nube es una herramienta imprescindible para el futuro de los agricultores pero no puede quedarse sólo en niebla. @barcelojordi